5 cosas que aprendí gracias a Instagram

¿Tenéis la cuenta en Instagram? Estoy casi segura que si por que es una de las redes sociales más usadas en el mundo hoy el día y la cantidad de las personas que la usa crece cada día.

Abrí mi cuenta @HEALTHYKATY.ES (en aquel momento tenía otro nombre) en 2015. Al principio subía fotos un poco de todo, sacadas con móvil y sin mucha idea de para que lo hacía.

A la vez desde hace mucho, cuando todavía no estaba tan de moda, me atraía la fotografía gastronómica, más tarde empecé a sacar mis primeras fotos con la cámara réflex y subirlas a mi perfil. Para practicar usar la cámara comencé a cocinar más y así fue cómo con el tiempo me centré en el tema de recetas sanas, rápidas y fáciles de hacer.

Para mi Instagram ha sido la principal manera de compartir con otras personas mis ideas y experiencia sobre el estilo de vida saludable y al mismo tiempo encontrar mucha inspiración para seguir aprendiendo del tema.

Tomando en cuenta que últimamente se habla mucho sobre la parte positiva y negativa de las redes sociales os quiero hablar de 5 cosas que aprendí gracias a Instagram:

1. Conocer a personas maravillosas de todo el mundo

Me alegra muchísimo poder conectar con miles personas apasionadas por la vida saludable, compartir con ellos mis pensamientos y aprender de sus experiencias.

Con muchos de ellos nos hicimos amigos y aunque con la mayoría por los motivos de la distancia nos hablamos solamente vía online saber que hay tanta gente que sigue la misma filosofía que tú no tiene precio.

2. Reírme de mí misma y prestarle menos atención a la crítica

Al exponer algo a cualquier red social hay posibilidad que alguien te va a criticar. Es totalmente normal por que hay gente que siempre encuentra algún punto negativo por muy buena persona que seas.

Pero no se puede tomar en serio cualquier mal comentario o una broma que te han tirado, porque cualquier se volvería loco con esto

Así que mejor de todo es reírte de tí mismo antes de que otros lo hagan. Por esto no tengo pena de subir una foto de un plato quemado o salir en Instagram Stories sin maquillaje y con el pelo desarreglado.

¡Además precisamente estás experiencias son las que más respuestas reciben! A la gente le gusta ver las caras más “humanas” o verdaderas, o como queráis llamarlas. Por que demuestran que la perfección no existe y todos tenemos nuestros puntos débiles o a todos nos pasan situaciones difíciles o chistosas. Aprender a tomarlas con humor ayuda a no estresarse por las tonterías y disfrutar más de la vida. 

3. No se puede creer en todo lo que ves…

Hay que tener claro que muchas cosas que aparecen en las redes sociales no son tan reales como lo pensamos.

En muchos casos es la realidad modificada y mejorada con las herramientas de edición. Con la ayuda de varios filtros se puede conseguir que cualquier paisaje, objeto o una personas se vean mucho más atractivos en la foto que en la realidad.

Las modelos de lifestyle que comparten en sus perfiles las imágenes tan perfectas pueden gastarse horas posando y sacando decenas de fotos hasta conseguir la que tanto deseaban.

Lo mismo pasa con las fotos de comida y no tengo pena de decirlo que, obviamente, cada vez que como en casa no me arreglo mis platos como en un restaurante, pero si es para una foto si que les hecho una mano para que se vean más atractivos.

4. … y lees en las redes sociales

De la misma manera no se puede fiar en todo lo que leemos en las redes, como en la internet en general. Por que hay muchas personas que dan consejos o quieren pasarse por especialistas en algún tema cuando de verdad no lo son.

En mi caso, he encontrado muchas cuentas de Instagram que, según ellos, son sobre la alimentación saludable, pero en vez de esto hablan de dietas estrictas y poco sanas.

5. Ninguna red social puede sustituir la comunicación real

Creo que es el punto más importante que se debe recordar. Por mucho que las redes sociales nos ayudan estar siempre conectados, al mismo tiempo puede pasar que  la comunicación real puede irse al segundo plano.

Si recordáis la época cuando todavía no existía Facebook pensad qué tal a menudo os quedabais con vuestros amigos para saber cómo les va la vida y charlar un rato. Seguramente que con más frecuencia que ahora. ¿Para qué quedar si ya te has enterado de sus últimas noticias de sus publicaciones?

Estar siempre online, compartiendo tu vida diaria hace que ya no tenemos tanta necesidad de vernos con nuestros amigos para saber como les va y causa que estemos más encerrados en la comunicación.

Así que os aconsejo siempre recordar este punto y si veis que pasáis más tiempo chateando que hablando en vivo habrá que hacer algo y volver al mundo real.

Creo que el tema de las redes sociales da mucho para hablar. Por esto me gustaría saber qué redes sociales soléis usar y si pensáis que influyen de una manera positiva o negativa a vuestra vida. ¡Podéis ponerlo en los comentarios, gracias y un saludo grande!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *