5 razones para dejar de comer el pan blanco

Todos hemos escuchado que una de las primeras cosas que se debe hacer si quieres bajar de peso y mejorar tu salud es eliminar el pan blanco de la alimentación diaria. ¿Pero sabéis por qué es tan importante disminuir su consumo? En este post os dejo 5 razones para dejar de comer el pan blanco.

El motivo por cual este producto se considera uno de los grandes enemigos de la cintura fina y la salud general es porque el pan blanco se hace con las harinas refinadas. La harina blanca no aporta ningún valor alimenticio importante a nuestro organismo, sino que, a lo contrario, tiene muchas características negativas que pueden empeorar de una manera significativa nuestro estado, como por ejemplo:

1. Muchas calorías vacias en poca cantidad

Al ser un carbohidrato el pan contiene el valor energético bastante considerable. En teoría no es nada malo, ya que los carbohidratos son una fuente de energía muy importante para el ser humano.

Pero un detalle que debemos tomar en cuenta es que la mayoría de esas calorías son totalmente varias sin nutrientes esenciales, ya que las harinas refinadas no llevan nada de fibra y apenas tienen algo de vitaminas y minerales.

2. Eleva el riesgo de diabetes

El pan blanco tiene un índice glucémico alto. Esto significa que aumenta rápidamente los niveles de azúcar y de insulina en la sangre, lo que aumenta el riesgo de padecer la diabetes tipo 2 y el aumento de peso.

Los subidones bruscos de niveles de azúcar hacen que de repente tenemos más energía, pero este efecto se va igual de rápido. Como el resultado, dentro de poco tiempo nos sentimos aún más cansados y el organismo nos pide otra dosis de “energético” para recuperar las energías perdidas.

Por fin y acabo si descontrolamos la situación puede formarse un círculo vicioso, que necesitaremos ese tipo de alimentos constantemente para mantener el nivel de azúcar en la sangre elevado. Un efecto parecido tienen muchos otros carbohidratos simples como el azúcar en si, el arroz blanco, refrescos azucarados, la bollería y los dulces etc.

3. Empeora nuestro estado de animo

Por la misma razón el consumo de pan blanco, igual que de los carbohidratos simples mencionados anteriormente puede influir negativamente a nuestro estado de ánimo.

Los cambios de nivel de insulina en la sangre hace que con cada bajón de energía nos sentimos más irritados, nerviosos y cansados. Así que si notáis que estáis constantemente enfadados con el mundo es una señal de que deberías disminuir la ingesta de este tipo de alimentos.

4. Exceso de sal y azúcar

Además de la harina a los panes blancos se les agrega mucha sal y azúcar para fortalecer y mejorar su sabor.  La combinación de salado y dulce es aditiva, provoca más antojos y hace difícil de controlar las raciones que comemos, por esto a menudo ingerimos más de lo necesario y con esto pasamos el límite de calorías necesarias sin darnos cuenta .

Con esto quiero decir que el consumo moderado del pan (una rebanada o un bocata en un par de días) no os va a hacer daño y tampoco os va a hacer engordar si está dentro de la norma de vuestra ingesta calórico diario. El problema viene cuando lo comemos demasiado, como cualquier otro producto. Y la desventaja aquí es que el pan blanco engancha mucho y por el contenido alto de sal y azúcar es muy fácil de perder el control de cuanto hemos comido hasta que se desvela con unos centímetros demás en la cintura.

5. Nivel alto de conservantes

En la preparación de panes comerciales de molde se usan muchos conservantes que ayuden a que se guarda durante el largo tiempo. El consumo continuo de estas sustancias como de cualquier alimento artificial no es positivo para nuestro organismo.

Como conclusión quiero decir que aunque las desventajas que tiene el consumo del pan blanco son evidentes, no os asustéis mucho y si estáis muy acostumbrados a este alimento tampoco se trata de eliminarlo enseguida por completo.

En uno de los próximos artículos os contaré como podéis sustituir el pan blanco para minimizar su consumo y mejorar vuestra dieta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *