5 tips para sentirte seguro en el gimnasio

¡Hola amigos!

Este artículo puede servir de ayuda a todas las personas que se plantean apuntarse al gimnasio y hacer ejercicio, pero quizás tienen un poco de miedo o vergüenza y no saben por dónde empezar.

Antes era una de aquellas muchas personas que pensaban que ir al gimnasio es algo totalmente aburrido y no tiene ninguna gracia. No me imaginaba ir al gimnasio casi cada día y “perder mi tiempo” allá.

Pero hace dos años me apunté al gim y empecé a ir a las clases dirigidas que de verdad me engancharon mucho. Desde aquel entonces era la visitante frecuente de body pump, body combat, zumba, gap, spinning y varias otras clases que me gustaban porque era cómodo cuando el entrenador te daba todos los ejercicios y lo único que tenías que hacer es ejecutarlas.

En aquel tiempo la sala de las máquinas no era un lugar para mí, ya que al no tener ni idea de cómo hacer correctamente los ejercicios me daba miedo y pena aparecer por allí y hacer algo incorrecto.

Pero tras tiempo de visitar todas las clases posibles iba asumiendo que aunque me ayudaban estar en tono, ya no era lo suficiente y no me servían para trabajar bien las zonas concretas. Así que de vez en cuando empecé a hacer mis propias rutinas con pesas encontradas en internet (todavía no me atreví a acercarme a la sala de máquinas y la hacía en una “jaula” donde normalmente se hacía el entrenamiento funcional y no solía haber muchas personas). Tras ejecutar estos ejercicios sentía mucho más efecto en comparación con las clases dirigidas y me dio aún más motivación a atreverme a subir a la sala de máquinas y seguir mi entrenamiento allá.

Me acuerdo que el primer día llegué allá a la hora más top cuando el gimnasio estaba lleno y lo único que pensaba es que todo el mundo me estaba mirando que estoy haciendo algo mal. ¿Te suena de algo?

Pero ya en pocos días entendí que no había de qué tener el miedo y, además en ver los resultados de ese tipo de entrenamiento, le cogí el gusto y aprendí algunos trucos que me han ayudado mucho.

Hoy quiero compartirlos con vosotros:

 

1. Infórmate antes de hacer los ejercicios

 

Está bien si antes de realizar la nueva rutina en el gimnasio aprendes a hacer todos los ejercicios de forma correcta. Para esto va muy bien ver los vídeos en YouTube para visualizar como se hace cada uno de los ejercicios, aprender las pautas principales y saber que errores hay que evitar. Así irás al gimnasio ya preparado mentalmente.

 

2. Pregunta al entrenador

 

Si al estar en la sala no estás seguro en la técnica de algún ejercicio no dudes de preguntarlo al entrenador. Ya que es su trabajo y debe ayudarte.

Recomiendo siempre pedirle ayuda al personal del gimnasio y no preguntar a la gente que se entrena. Ya que, aunque seguramente estarán encantados de ayudarte, puede pasar que también hacen errores y no queremos aprenderlo incorrecto.

 

3. Ve al gimnasio a las horas más tranquilas

 

Intenta evitar las horas del pico en el gimnasio (normalmente son a las 19-21h) y procura visitarlo cuando hay menos gente para sentirte más cómodo, menos observado y tener el acceso más libre a las máquinas. Si tienes la oportunidad siempre es mejor entrenar a las horas de mañana.

 

4. Ponte la ropa cómoda

 

Parece que los gimnasios se han convertido en una pasarela de moda y todos queremos vernos bien y con estilo. Pero si lo único que piensas es que en este crop top se te ve la pancita y los leggings te aprietan demasiado mejor opta por un look más cómodo. Es importante sentirte confortable para poder centrarte en los ejercicios y aprovechar al máximo de tu entrenamiento.

 

5. Olvídate de los demás

 

Es muy probable que el principal miedo que te impida ir al gimnasio es que todo el mundo va a mirarte y se va a dar cuenta de que no tienes ninguna idea de cómo se hace el curl de bíceps o el press francés. Es lo que nos imaginamos la mayoría.

Pero recuerda que todos han empezado con algo. Y la mayoría de los musculosos que los ves por allí ahora levantando décimas de kilos también han llegado al gimnasio sin saber nada y han aprendido desde cero.

Y recuerda que si ya viste los vídeos con las instrucciones, si has preguntado al entrenador o tienes alguna base previa seguro que no lo haces tan mal como te lo imaginas. Y si te fijas en tu alrededor hay muuuchas personas que tampoco lo hacen perfecto: están media hora en la misma máquina, chateando por el móvil o enganchados a la tele, y esa sentadilla no les sale tan bien… pero nadie se ríe de nadie ya que normalmente en los gimnasios vive el espíritu de la amistad y la tolerancia y cada uno viene con su propia programa y objetivos. Lo máximo que puede pasar es que alguien te viene con un consejo. ¡Agradécelo!

Así que no le prestes atención a nadie y fíjate en tus metas. Ya verás que si haces todo bien vas a ver los cambios en poco tiempo y te motivará a seguir adelante.

 

No olvides en dejar un comentario si estos consejos te han parecido útiles. ¡Muchos ánimos y un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *