Bolitas proteicas de garbanzos y mantequilla de cacahuetes

¡Bolitas proteicas de garbanzos y mantequilla de cacahuetes son ideales para tomar como un snack después de entrenar!

¡Hola mis golosos! :p Hoy os enseño una de las recetas de mi TALLER DE DULCES VEGANOS que os puede ir muy bien para reponer las fuerzas después de entrenar o simplemente para merendar entre horas.

La mayoría de las bolitas energéticas suelen estar hechas de puros frutos secos, a cambio este snack, al tener como la base principal los garbanzos y solo un poco de mantequilla cacahuetes, es más bajo en calorías, pero a la vez aporta más proteína, carbohidratos y grasas buenas. ¡Justo lo que necesita nuestro cuerpo para cargarse de energía!

Ingredientes:

  • 300g garbanzos cocidos sin sal
  • 100g de pasas
  • 4-5 cdas de miel u otro edulcorante (stevia, sirope de agave)
  • 3 cdas de mantequilla de cacahuetes o 2 de aceite de oliva o coco
  • 1-2 cucharitas de extracto de vainilla
  • 1 cucharada de leche vegetal (podemos sustituir por el agua del remojo de las pasas)
  • 3 cdas de copos de avena
  • coco rallado para decorar

Preparación:

  1. Dejamos las pasas en remojo igual que en la receta anterior. De la misma manera conservamos el agua de remojo.
  2. Trituramos los garbanzos en una procesadora y si es necesario agregamos un poco del agua dulce de pasas.
  3. En un cuenco mesclamos los garbanzos con el resto de los ingredientes excepto el coco hasta que se consiga una masa homogénea y fácil de manejar, lo suficiente espesa para poder formar las bolitas. Si es necesario agregamos más agua dulce.
  4. Con la ayuda de una cuchara y con las manos húmedas formamos unas bolitas, las rebosamos en el coco y las ponemos encima de una bandeja o un plato.
  5. Congelamos por unos 20-30 min antes de servir. Se puede guardar por 2 semanas en la nevera.

Lo bueno de esta receta es que os saldrán bastantes bolitas proteicas de garbanzos y mantequilla de cacahuetes. Podéis guardarlas en la nevera hasta dos semanas (aunque dudo que duren tanto 😉 o congelarlas si veis que no las vais a consumir durante ese periodo.

¡Espero que os haya gustado esa idea tan fácil y saludable y os animo a probarla en la primera ocasión!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *