Cómo adelgazar después de Navidad y empezar a comer sano – sin dietas, de forma saludable y fácil

5 consejos para volver a comer sano y adelgazar después de Navidad sin dietas, fácil y de forma saludable.

¡Hola! ¿Qué tal te han ido las navidades? ¿Has comido mucho? ¡Yo – si! Jaja La verdad, esta época es maravillosa para compartir momentos con familia, amigos y disfrutar de platos ricos, ¡como que no! Tampoco hay que volverse locos intentando mantener la dieta estricta en estas fechas, porque son para pasarlo bien!
Pero creo que estarás de acuerdo que a veces nos pasamos con las comilonas y al terminar las fiestas el cuerpo nos pide a gritos que volvamos a comer saludable y un poco mejor.
Así que aquí te traigo los 5 consejos para volver a comer saludable y adelgazar después de Navidad que yo misma aplico y me funcionan porque son muy fáciles, no implican dietas y son saludables. ¡Léelos atentamente y mira el vídeo que dejo a continuación!

https://youtu.be/Ewp_nv_R2MQ

1. TÓMALO CON CALMA

Desde el primer consejo te digo lo más importante: no caigas en el error común de buscar dietas milagrosas que prometen perder 5 kilos en una semana y cosas de este estilo…
Si antes de las fiestas llevabas el estilo de vida sana y comías bien no hay necesidad de usar estos métodos. Tan solo al volver a tu alimentación normal (basada en productos saludables y sin excederte en calorías) tu cuerpo volverá a su estado de sin medidas extremas.
A cambio, si piensas empezar una dieta de estas porque tu propósito del año nuevo es comenzar el estilo de vida saludable tampoco es la vía correcta. Si llevabas años comiendo mal no esperes corregirlo por un par de semanas. Es un proceso lento donde tienes que ir cambiando los hábitos por unos más saludables poco a poco hasta que se conviertan en una costumbre. Empezar a comer más fruta y verdura, moverte más etc., pero sin ir a los extremos.
Recuerda que los resultados rápidos pueden irse de la misma manera. Así que relájate y que todo vaya a su ritmo!

2. TOMA AGUA

Tomar suficiente agua es muy importante si quieres volver a la rutina saludable o bajar unos kilos.
Primero, es muy probable que el hinchazón que sientes después de las fiestas no todo es grasa, sino que está causado por la retención de líquidos tras ingerir comidas saladas, grasosas y dulces o alcohol. Tomar mucha agua te ayudará a eliminar el exceso de líquidos en el cuerpo y, como el resultado, te sentirás más liviano y te verás en mejor forma. Además juntos con los líquidos eliminarás los toxinas y los posibles efectos negativos de algunos alimentos.
La segunda razón de porque es recomendable tomar mucha agua es porque te ayuda a evitar comer en exceso. A menudo empezamos a picotear algo pensando que tenemos hambre mientras que en realidad tenemos sed. La próxima vez cuando pienses en agarrar algún snack y no es la hora de merendar tomate un vaso de agua – es casi seguro que se te va a quitar el antojo y que teñías sed. (No uses ese truco para saltar comidas, si realmente tienes hambre tienes que comer).


Si te interesa saber mas información sobre los beneficios y el consumo recomendable de agua puedes verlo aquí.

3. CONTROLA EL NÚMERO DE TUS COMIDAS Y EVITA EL PICOTEO A TODAS HORAS

Lo que suele pasar durante la época navideña es que aparte de hacer las tres comidas principales pasamos picando cosas todo el día: un turrón por aquí, una copa de vino por allá… y así terminamos comiendo por lo demás. No pasa nada si fuera por un par de días, pero este proceso suele alargarse por dos semanas e incluso hay peligro que se vuelva a una costumbre.
Por esto es recomendable que después de las fiestas controles más el número de comidas que realizas. Para alguien pueden ser 3-4-5 comidas, todo depende del horario y necesidades de cada persona. Lo importante es intentar mantener ese horario para que no se repita la situación anterior.
Aquí mismo vale la pena mencionar que durante las navidades solemos comer muchos dulces y pecar con alcohol (confieso que estoy hablando de mi ejemplo…). Así que es mejor reducir el consumo de estos alimentos. No significa que ahora no puedes permitirte un dulce (o algún otro producto que puede ser tu “tentación”), pero hay mejores maneras de poder disfrutarlos. Por ejemplo, ir disminuyendo su consumo dos tras día, hacer tus propios dulces y en vez de comerlos entre horas incluirlos a las meriendas, sustituirlos por fruta… Solo quiero que veas que siempre hay alternativas y sin llegar a los extremos.

4. PLANIFICA TUS COMIDAS SEMANALES

Llevar el calendario de comidas semanales te va a ayudar mucho para cumplir con el punto anterior y no terminar comiendo cualquier cosa a diferentes horas.
Te cuento mi ejemplo.
Anteriormente intentaba hacer el calendario semanal de comidas, pero siempre dejaba unos “huecos” porque no podía rellenarlo todo de golpe por falta ideas recetas. Al final llegaba un momento cuando no sabía que me apetecía a comer y terminaba preparando algo muy simple que no disfrutaba o picando cualquier cosa… ¿A ti te ha pasado?
Así que uno de los objetivos para este año para mi es evitar momentos como este.
Justo ahora descubrí la aplicación Freeletics Nutrition que me gustó mucho porque ofrece 3 opciones de recetas para cada comida y de esta manera no me rompo la cabeza pensando en que nueva receta preparar.
Simplemente escojo los platos que más me gustan y el sábado relleno el calendario para toda la semana aprovechando para hacer la lista de compra. ¡Ojo! Siempre tomando en cuenta que puede haber un imprevisto y sin seguir ese calendario ni aplicación al milímetro, pero teniendo una base.
Así que te recomiendo mucho que planifiques tus comidas con antelación, porque aunque no parezca a primera vista te va a facilitar mucho la vida.

5. HAZ EJERCICIO MODERADO Y MANTENTE ACTIVO

Estar activos nos ayuda no solo quemar calorías, sino que también subir nivel de energías, el ánimo y disminuir el hambre.
Puede ser que como muchos te has planteado una meta de que “este año si que voy a ir al gimnasio y a partir de enero haré 2 horas de ejercicio cada día” o algo así. Pero cuidado con estos extremos. ¿Si no lo has hecho ninguno de los los anteriores por que crees que lo vas a hacer esta vez?
Sé realista, piensa que actividad física te gusta más y cuánto tiempo estás dispuesto a dedicarle. Es mucho mejor ser constante y hacer unos 15-30 min de ejercicio cada día que empezar con metas muy altas y abandonarlas dentro de un mes.
Además aquí no se trata solo de hacer rutinas, sino que de moverte a lo largo del día. Empieza con cumplir con el mínimo de 10 mil pasos diarios recomendados, sube escaleras en ves del ascensor… Son los típicos consejos que realmente funcionan si los cumplas con regularidad. Te vas a sentir con más energía y no pensaras tanto en comer.
Un ejemplo. ¿Te ha pasado que cuando tienes un rato libre y estás aburrido enseguida piensas en buscar un snack? La próxima vez que te pase limpia tu espacio de trabajo o sal a dar una vuelta. ¡Verás que dentro de poco ni siquiera te acordarás de que tenías hambre!
Estar activos juntos con la dieta equilibrada son puntos inseparables para llevar el estilo de vida saludable.


Ya viste que fáciles de aplicar son estos consejos. Te recomiendo ponerlos en práctica y seguro que tendrán el efecto muy positivo sobre tu estado de ánimo y salud.
Si este artículo te haya parecido útil compártelo en tus redes sociales o mándalo a tus amigos y familiares. Estoy segura de que te lo van a agradecer.
¡Gracias por leer este post y hasta la próxima!