GALETTE SIN GLUTEN | CÓMO USAR LA HARINA DE CHUFA

¿Conocéis los beneficios de harina de chufa y cómo se puede usarla? Os lo enseño en esa receta de galette sin gluten.

Hace poco mi amiga Verónica de @healthy_dolce_vita me ha regalado una bolsa de harina de chufa de la marca Salud Vida y me ha retado a hacer alguna receta con ella.

Para los que no sabéis la chufa es un tubérculo comestible de la planta con el mismo nombre que en España se usa para hacer horchata – una bebida vegetal parecida a la leche muy dulce que suele tomar mucho en verano porque se sirve fría.

La pulpa de chufa que sobra después de hacer la horchata puede usarse para hacer postres y es mucho más fácil si se utiliza en forma de harina, ya que así hay más opciones para usarla desde galletas hasta bizcochos u otros dulces.

El beneficio principal de ese producto es su gran aporte de fibra. Unos 30g de harina de chufa contiene el 40% de la fibra diaria recomendada. Además no lleva gluten, así que es una opción perfecta para las personas celiacas para hacer sus postres favoritos. Aparte contiene tanto hierro como la carne roja, es una fuente de  potasio, magnesio, zinc, fósforo y vitaminas A y E.

Ya veis que esa harina tiene muchísimas propiedades buenas, así que si tenéis la oportunidad de probarla aprovechad para hacer esa receta de galette sin gluten.

Ingredientes:

  • 150g de harina de chufa (también se puede usar la de avena o la integral)
  • canela a gusta
  • stevia en polvo (opcional, ya que la harina de chufa ya es bastante dulce por si sola)
  • 2 cdas de aceite de coco
  • 2 cdas de leche de origen vegetal o animal (yo uso la bebida de soja)
  • 1 huevo
  • 1 melocotón pequeño (también puede ser pera o manzana)

Preparación:

  1. En un cuenco profundo mezclar la harina de chufa, la stevia y la canela.
  2. Agregar los ingredientes húmedos: el aceite de coco, la leche y el huevo y remover bien.
  3. Amasar con una cuchara o con las manos hasta conseguir una masa bien manejable.
  4. Formar una bola y guardar la masa en el congelador por unos 10 min.
  5. Por mientras cortamos el melocotón en laminas medio finas. Si la fruta que usáis no está muy madura podéis cocinarla en el micro por un par de minutos o en una sartén con un poco de agua y ya después rellenar con ella el galette.
  6. Al sacar la masa del congelador, formamos la base del galette encima de una hoja de papel para hornear. Para esto vamos aplastando la masa con las manos formando un círculo bastante fino, pero lo suficiente para luego hacer los bordes sin romper la masa.
  7. Cuando tengamos la masa extendida ponemos en el medio la fruta cortada dejando libres los bordes de la masa.
  8. Por lo último, cerramos los bordes de la masa tapando un poco el relleno de la fruta.
  9. Llevamos el galette al horno previamente precalentado a unos 200 grados y horneamos por 20 min aproximadamente. Siempre es mejor ir revisando como está.

He servido este galette con el queso fresco batido y más canela por encima que complementó muy bien la masa que ha salido bastante dulce.

El otro día las hice unas galletas deliciosas con la misma masa para hacer galette, agregando una manzana rallada, ralladura y zumo de una naranja y quedaron muy aromáticas y jugosas por dentro. Así que es otra opción que podéis hacer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *