McFlurry fitness

¡Al preparar una vez este McFlurry fitness jamás querrás volver a comprar uno en McDonald´s!

¡No me digais que nunca habéis probado el McFlurry y que no os haya gustado! Cuando era pequeña soñaba con este postre y me acuerdo que comerlo para mi era algo muy esperado y especial. En aquel tiempo no me preocupaba que estaba cargado de azúcares… 😅

Pero ahora prefiero preparar mi propia versión casera con los ingredientes más naturales y a la vez no menos deliciosa que el dicho helado de McDonald´s. ¡Os recomiendo probarlo un día ya que seguramente os va a enganchar!

Para el helado:

  • 1 plátano
  • 30g de proteina de sabor favorito (para este he usado el sabor Banoffee de MyProtein)
  • un chorrito de leche preferidas (unas 2 cucharadas al ojo)

Para el topping crujiente:

  • 30g de harina de avena
  • 1 cucharita de cacao puro sin azucar
  • 1 cucharita de miel
  • 1 cucharita de aceite de coco
  • canela (opcional)

Preparación:

1. Primero preparamos el topping. Para esto necesitamos una bandeja para hornear donde vertemos la harina de avena, y la mezclamos con el cacao puro (y la canela si la agregamos).

2. A continuación con un tenedor a una cucharita agregamos las gotas de la miel para que cubra la superficie de la harina y removemos la masa para que la miel se pega un poco.

3. Agregamos el aceite de coco de la misma manera, en distintos puntos de la superficie de la harina (no importa si el aceite está liquido o no, luego se va a deshacer).

4. ¡Ahora es el momento para trabajar con las manos! Tenemos que amasar la mezcla para que se integren bien todos los ingredientes (la masa se pone más húmeda). A la vez intentamos romperla en trocitos pequeños y expandirlos por toda la bandeja.

5. Llevamos la bandeja al horno por unos 10 min a 180-200 grados hasta que la masa se pone ligeramente duritay y listo. Ya que esta parte de preparación lleva un poco más de tiempo os aconsejo preparar enseguida varias raciones del topping para tenerlo listo.

6. Ahora vamos a por el helado. Hay dos maneras a prepararlo:

A) Podéis usar el plátano congelado y mezclarlo en una procesadora con la leche y la proteína. Así ya podréis servirlo en una copa comerlo en un momento (si os queda un poco líquido podéis dejarlo por unos minutos en congelador).

B) La otra opción es mezclarlo todo con un plátano fresco, verter la masa en un tupper y dejarlo en el refrigerador por un par de horas. Esta opción va bien cuando queréis preparar mucha cantidad multiplicando los ingredientes por la cantidad de raciones.

Sea cual sea la opción que habéis escogido ya veis que es muy fácil. ¡Servimos el helado agregando el topping crujiente y disfrutamos de este riquísimo postre proteico fitness!

Recordad que podeis ver más ideas de desayunos y meriendas que subo en mi Instagram y en mis Historias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *